Agenda Pública y Discapacidad, ¿están tomadas de la mano? - --- INCLUYE AHORA ---

Breaking

lunes, 14 de septiembre de 2020

Agenda Pública y Discapacidad, ¿están tomadas de la mano?

Los temas asociados a la Discapacidad en Chile han estado presentes en diversos cuerpos legales que han permitido avanzar, aunque a paso muy lento, en concordancia con las directrices jurídicas emanadas de las distintas convenciones de Derechos Humanos que Chile ha ratificado, siendo la más importante (para este contexto) la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD). Al mismo tiempo, se ha visto la temática presente en compromisos de campaña, en las cuales se pretende dar relevancia a mejorar las condiciones de vida del colectivo.

Sin embargo, es notoria la limitada visibilidad de las problemáticas de personas con discapacidad en el país, asociada a una escasa participación, mínima representatividad, y bajo reconocimiento socio-jurídico del colectivo, los que pueden, quizás, aparecer en reseñas discursivas, más no tanto en la puesta en práctica de estrategias de participación activa, como lo expresa la Ley 20.422 en su art. 3, referente a Participación y Diálogo Social. Si bien han existido respuestas a ciertas temáticas, como algunos marcos normativos asociados a protección contra el maltrato u otras que establece el derecho al ocio y tiempo libre de niños y niñas en juegos infantiles públicos, lo cierto es que no existe un compromiso de responsabilidad frente al cumplimiento de estas normas jurídicas vigentes, destinando la responsabilidad principal a la población, con mecanismos de fiscalización y denuncia que no son accesibles, y desligando a los entes estatales del completo abordaje de la temática.

En este sentido, es dable reconocer que, acorde al modelo socioeconómico imperante, con un Estado subsidiario, que favorece la mantención del modelo biomédico en algunas áreas (salud y educación, por ejemplo), han existido instancias en que se ha reconocido demandas que provienen de colectivos sociales relacionadas a temáticas asistencialistas, como la atención preferente en salud o los proyectos de ley para cuidadores de personas con discapacidad. Estas temáticas, si bien necesarias, no responden al enfoque de derechos de las personas con discapacidad, y ello fue demostrado en el estallido social en que las personas con discapacidad han hecho notar su exclusión de la agenda pública, por el afán de esta de homogenizar la población y limitar el reconocimiento de la diversidad, a través de instrumentos pensados para “la mayoría normal” y se han mantenido conceptualizaciones e instituciones que no se encuentran acorde con el modelo de derechos humanos que exige la CDPD.


Por ello, considero necesario que el Estado debe dar la relevancia que precisa este componente transversal, y favorecer el establecimiento de un paradigma de derechos humanos donde la participación vinculante de las personas con discapacidad es esencial. Por tanto, reitero, la discapacidad se encuentra globalmente en el discurso político, más no en la Agenda Pública como tal, más que en marcos de respuesta específicas a situaciones concretas.

Mientras exista la tendencia a mantener Políticas Públicas enfocadas en la "mayoría", las minorías vulneradas se encontrarán excluídas del desarrollo político, y su reconocimiento socio-jurídico se mantendrá sujeto a caridad y discriminación. 


Por Klgo. Alexis Moya R.
Máster en Gestión e Inclusión Laboral de Personas con Discapacidad
Magíster en Neurorehabilitación

Guarda este post en formato .pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario