Reflexión "Discapacidad: ¿Sujetos De Derecho U Objetos De Caridad?" - --- INCLUYE AHORA ---

Breaking

jueves, 2 de noviembre de 2017

Reflexión "Discapacidad: ¿Sujetos De Derecho U Objetos De Caridad?"

"El conocimiento transversal de la Discapacidad favorecerá un abordaje integral enmarcado en una perspectiva de derechos y valoración de la diversidad"

La Convención de Derechos de las Personas en situación de Discapacidad plantea un importante cambio de paradigmas en la forma en que éstas deben incluirse en el desarrollo de las sociedades de las que son parte, de una forma más activa, participativa y sin discriminación de ningún tipo. En este sentido, plantea que las personas con discapacidad deben dejar de ser “objeto” de políticas de beneficencia o asistenciales para pasar a ser “sujetos” de derechos humanos en los que se debe promover su plena inclusión y participación social.

En consecuencia, establece pasar de una mirada basada en la deficiencia a otra visión del funcionamiento, lo que permite valorar la diversidad como un aporte al desarrollo de políticas inclusivas, no solo para favorecer a este colectivo, sino que a toda la comunidad. Desde esa perspectiva, la Convención plantea cambios en el cómo se trata (en todo el sentido de la palabra) a la discapacidad, y establece un nexo directo y causal con el entorno, lo que posibilita enfocar esfuerzos en pro de todas las personas, no solo a quienes se asocia con el concepto de discapacidad. Algunos de estos esfuerzos dicen relación con la accesibilidad y el diseño universal, el que sirve tanto a estas personas como al resto de la comunidad sin distinción.

Sin embargo, este enfoque no ha estado exento de dificultades, debido a la permanencia de conceptualizaciones asociadas, sobretodo, al modelo médico, el que favorece una mirada asistencialista, pero útil para ciertas esferas de poder en la sociedad. Este modelo permite, en algunos casos, incluso, la obtención de recursos en base al trato desigual y asociado a objetos de caridad de las personas con discapacidad, por muy frio que parezca. Es conocido el hecho de instituciones que obtienen sendos recursos de parte de la ciudadanía mediante una presentación asociada a la lastima y la caridad. Muyor (2011) indica que las personas con discapacidad son “un colectivo que experimenta ciertas condiciones de existencia relativamente homólogas, debido, fundamentalmente, a las imposiciones de las que son objeto por los entornos en los que conviven”. Estas imposiciones son cruciales en la forma en que la sociedad incluye a las personas con discapacidad, asociándolas a los modelos anteriormente mencionados, y que conllevan a la generación de desigualdad en el acceso a ser parte activa de la comunidad de la que son parte, lo que se expresan en barreras y obstáculos en el entorno social.

John Rawls (citado por Molina, 2015) manifiesta que la plena realización del ser humano deriva de la más completa integración de todos los individuos en su comunidad y es un sustento base para poder asegurar que esa misma comunidad se convierta en factor positivo o negativo en la restricción o participación de las actividades de las personas. En este sentido, el cambio en la forma de tratar y vivir a discapacidad debe presentar cambios urgentes, para conformar una sociedad inclusiva, que oriente su potencial hacia un enfoque facilitador del desarrollo humano global.

En relación a lo anterior, uno de los grandes cambios que debe hacerse está en la integración de la Discapacidad como un concepto transversal al momento de la conformación de las políticas públicas. Es necesario, imprescindible, hablar el mismo lenguaje sin importar el contexto en que estas políticas se lleven a cabo. Esto permitirá dignificar al colectivo en situación de discapacidad mediante una valoración de su potencial de funcionamiento y aporte activo a la sociedad y no por sus deficiencias, como en muchos casos aún se hace. Es así, como dignificar el capital social lleva, indudablemente, a una mejor colaboración entre los diferentes grupos de un colectivo humano, y, por tanto, permiten el surgimiento de oportunidades que se pueden aprovechar, en condiciones de equidad y libertad de elección, bases para el logro de la autonomía de sus partes.

Amartya Sen recoge este sentido, y lo explica de gran manera, destacando que la diversidad es un factor que debe tomarse en cuenta al momento de valorar los funcionamientos que puede alcanzar una persona, y no solo desde una mirada del sujeto “estándar”, sino que debe ampliarse el marco de planteamiento y enfoque, con el fin de dar cabida igualmente al conjunto de funcionamientos diversos posibles para otras personas, al margen de la categoría “estándar'' (Sen, 2002, citado por Toboso & Arnau, 2008)

La categorización de la persona, bajo una mirada de las deficiencias, establece sesgos importantes, incluso al interior de las familias, a través de los cuales, generalmente, se infantiliza y disminuye su condición de sujeto de derechos. Es por ello, que una mirada de este tipo debe dejarse atrás para favorecer una real inclusión, mediante la cual una persona en situación de discapacidad pueda ejercer su ciudadanía siéndole garantizados los derechos que les competen por el solo hecho de ser persona, como una educación inclusiva, inserción laboral con adaptaciones necesarias para desempeñarse en su trabajo, ser un ciudadano con los apoyos que requiera y no mediados por voluntades de otros (en los que muchas veces persisten formas “políticamente correctas de abordaje”, pero que niegan la condición de diversidad o la presentan como una carencia) y al mismo tiempo, poder participar de manera activa, accediendo oportunamente a la información disponible para tomar decisiones con autonomía. La información debe estar a la mano de todos, considerando las diversas posibilidades de acceder a ella, para garantizar equidad de oportunidades. 


Por Klgo. Alexis Moya R.
Máster en Gestión e Inclusión Laboral de Personas con Discapacidad
Magíster en Neurorehabilitación

Bibliografía

  • Muyor, J. (2011). La (con)ciencia del Trabajo Social en la discapacidad: Hacia un modelo de intervención social basado en derechos. Revista de Trabajo Social y Acción Social, 9-10. Obtenido de http://www.trabajosocialmalaga.org/archivos/revista_dts_numeros/DTS_49.pdf
  • Molina, R. (2015). La Discapacidad y su Inclusión Social: Un asunto de Justicia. Obtenido de Universidad del Rosario. Colombia: http://www.urosario.edu.co/incluser/Archivos/La-discapacidad-y-su-inclusion-social-un-asunto-de/
  • Toboso, M., & Arnau, M. (2008). La discapacidad dentro del enfoque de capacidades y funcionamientos de Amartya Sen. Obtenido de Revista Iberoamericana de Filosofía, Política y Humanidades: https://ojs.publius.us.es/ojs/index.php/araucaria/article/download/1201/1096
Guarda este post en formato .pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario